Tiempo de Lectura: 4 minutos | Compartir

Quizás alguna vez te preguntaste qué será de tu vida una vez que ya no trabajes. Si llegó el momento, o falta poco para tu retiro, tenemos una buena noticia para vos: hay demasiadas actividades que podés hacer cuando te jubilás.

Muchas propuestas son gratuitas y necesitan de voluntad, otras requieren dinero. Lo cierto es que hay demasiadas opciones para disfrutar de esta nueva etapa de tu vida y sinceramente cada una de ellas vale la pena. Luego de años de trabajo y con tiempos reducidos, llegó la hora de dedicarle tu día a lo que te gusta y tenés ganas de hacer.

Tomá nota, estas 5 actividades para hacer cuando te juibilás te van a encantar:

1. Animate a empezar cursos y talleres

Luego de horas y horas de trabajo, llegó el momento de disfrutar de tus hobbies y pasatiempos. Empezar a tomar clases de una actividad cuando te jubilás puede ser una excelente opción para aprender cosas nuevas, gozar de tu tiempo libre y conocer personas con las que compartís tus pasiones.

Podés elegir clases de canto, de idiomas, de cerámica, de escritura, de carpintería, de electricidad, no importa el área en la que quieras incursionar. Equipate con todo lo que necesites para aprender y disfrutar al máximo la nueva afición que desarrolles.

Este plan no requiere de gran inversión pero sí de voluntad y energía para disfrutar de las clases y estar dispuesto a sumar conocimientos.

2. Explorá tu entorno

Es frecuente que en tu vida laboral activa no cuentes con tiempo disponible para salir a caminar por tu barrio, tu ciudad o localidades vecinas. Si te jubilaste o estás por hacerlo… ¡es momento de empezar a descubrir mejor tu entorno!

Disfrutar de un rico café, probar una nueva carta de restaurante, tomar unos mates en un parque o reserva, sacar tickets para ir al teatro pueden ser algunas actividades para hacer después de jubilarte.

No siempre necesitás hacer actividades extraordinarias. Una recorrida en auto, bicicleta o a pie pueden ser un excelente plan para disfrutar de tu ciudad como nunca antes. Incluso pasar una jornada al aire libre con un picnic o un paseo junto a tu mascota puede ser un programa fantástico para disfrutar a pleno de un día de sol.

Si tenés un respaldo financiero, los viajes al exterior pueden ser aventuras imperdibles para esta etapa de tu vida. ¿Te imaginás compartiendo experiencias con personas que viven del otro lado del planeta?

Viajar enriquece mucho nuestra visión de la vida, nos permite conocer otras culturas y nos amplía el panorama de nuestro entorno. Nos hace descubrir realidades 100% distintas y conocer gente de culturas muy lejanas a la nuestra pero con la que podés seguir en contacto una vez que la aventura termine.

3. Compartí más tiempo con tu familia y amigos 

Una de las actividades que podés hacer cuando te jubilás es aceptar todas las invitaciones de tus seres queridos. ¿Cuántas veces hemos dicho o escuchado: “cuando quieras, pasá a visitarme”. Sin tiempo disponible todo era más difícil, pero ahora es el momento ideal.

Si es necesario, subite al auto, sacá pasaje de tren o de avión, armá las valijas y empezá la aventura. Es el momento para reencontrarte con los que querés.

Es muy importante disponer de una red social en esta etapa de tu vida. Puede estar conformada por amigos, ex compañeros de trabajo, hinchas de tu mismo club, miembros de un centro de jubilados o una sociedad de fomento. Mientras tu red de relaciones sea más amplia, más planes vas a tener para hacer en tu nueva vida como jubilado.

4. Remodelá tu hogar

Remodelar tu hogar es otra de las actividades que podés hacer cuando te jubilás. ¡Por supuesto! Si ahora tenés tiempo para dedicarle energía y para descubrir nuevas aficiones que tiempo atrás ni te hubieses imaginado.

Estar jubilado no significa que tu casa tenga que lucir antigua. Quizás esta etapa de tu vida sea un momento ideal para renovar tu hogar. Podés hacerlo vos mismo, contratar personal especializado o invertir en muebles… las opciones son muchas y se adaptan a todos los bolsillos.

Podés hacer nueva una cocina, pintar, renovar los muebles, cambiar las cortinas o modernizarse con los electrodomésticos. Las opciones son incontables y sobre todo cuando tenés tiempo disponible.

Divertite haciendo compras, creá planos, diseña tus espacios, jugá con colores, texturas o hacé tu casa más funcional. Hay muchas opciones al alcance de tu mano y otras que requieren más inversión, pero mejorar el espacio donde vivirás el resto de tu vida realmente vale la pena.

5. Empezá un emprendimiento

Si sos de los que no pueden quedarse quieto y tenés una pasión que te gustaría explorar a través de un negocio, es el momento de hacerlo. Cuando te jubilás ya no tenés presiones de horarios, ni preocupaciones laborales, ni estrés. 

Dejar esa mochila te abre nuevas posibilidades: podés ser tu propio jefe, manejar tus tiempos, trabajar en lo que te gusta y además incrementar tus ingresos actuales. ¿Qué mejor idea que abrir un negocio o lanzar un emprendimiento?

Podés pensar un nombre, crear una marca, cacitarte, buscar financiamiento, producir con tus propias manos o revender. Las posibilidades son infinitas cuando se trata de mantenerse en movimiento y emprender proyectos nuevos.

Sin dudas el retiro es una etapa de la vida que muchos esperan con ansias. Sin embargo para muchos otros no resulta ser tan agradable como se lo imaginaban, o les genera una sensación difícil de procesar. La pregunta:¿Qué hacer cuando me jubile? es necesaria hacersela a uno mismo. 

Lo cierto es que con herramientas de por medio la jubilación puede ser más agradable y ayudarnos a tener motivaciones extra para que esa etapa de nuestras vidas tenga un sentido y sea tan agradable como las otras.

Otra de las actividades que podés hacer cuando te jubilás: Disfrutar tu retiro con estabilidad financiera

Un punto que deberías contemplar para disfrutar de las actividades que podés hacer cuando te jubilás es la tranquilidad financiera. Llegar a esa etapa con un sustento económico que te acompañe es clave para no tener que limitarte en tus deseos y poder hacer planes con más libertad.

Elegir qué hacer y cuándo sin tener que estar con preocupaciones por si podés pagarlo o no es el sueño de cualquier jubilado.

Si querés jubilarte con la tranquilidad de tener ingresos destinados a tu retiro, es importante que planees ese momento desde ahora. Los seguros de retiro son una excelente opción para hacerlo mes a mes, con una cuota a tu medida, que no te complique tu economía diaria y no te implique un esfuerzo desmesurado. 

A partir de los 60 años de edad el abanico de posibilidades para disfrutar es más amplio de lo que pensabas. Hasta te das cuenta que todo lo que necesitabas era tiempo para vos. Disfrutar de lo que te gusta y tener la libertad para elegir, realmente vale la pena.