Tiempo de Lectura: 3 minutos | Compartir

Estudiar e invertir en tu formación profesional es un excelente camino para lograr el éxito, pero si no tomás conciencia de los gastos que implica, puede ser un camino de ida a una deuda gigante ¿Vale la pena endeudarse para estudiar? Es una pregunta que tenés que hacerte antes de empezar una nueva carrera o capacitación. Lo ideal es que puedas lograr tus metas sin que tus finanzas personales se vean amenazadas.

Invertir en tu formación y en ti mismo

Una carrera nos aporta saberes y conocimientos que nos quedan de por vida. Hacerlo desde jóvenes hace una gran diferencia, ya que los primeros años de carrera son años de oro en los cuales tus decisiones pueden impulsarte para el resto de tu vida.

Seguramente has escuchado muchas veces que el trabajo es sinónimo de buenas finanzas, mientras que ser estudiante es una etapa donde se prioriza la formación y no es posible generar dinero. Pero esto no tiene por qué ser así. Como todo en la vida, es importante encontrar un equilibrio entre transitar un estudio universitario y trabajar.

Hoy te compartimos una guía de consejos que te ayudarán a invertir en tu formación profesional sin endeudarte.

Investigá antes de anotarte a una carrera

Compará planes de estudios de universidades privadas y públicas, costos de matrícula y de traslados. Tené en cuenta que una casa de estudios que se encuentra lejos de dónde vivís, en otra ciudad o país, también te generará gastos extra. 

Poné todo en una balanza antes de tomar la decisión de empezar. Inclusive es importante que analices el mercado laboral: qué conocimientos valora, qué certificaciones exigen los puestos, etc, para optar por una formación que te sirva el día de mañana.

Hacé un presupuesto por cada una de las opciones disponibles, analizalo y preguntate si podés pagarlo. Si la respuesta es sí, seguí leyendo los siguientes consejos.

Si creés que todavía no es el momento, empezá un plan de ahorro desde ahora

Hay muchas maneras de ahorrar para una carrera universitaria, terciaria o un posgrado. Podés hacerlo con plazos fijos, en moneda extranjera o bien, contratando un seguro de ahorro. Es importante que busques la mejor opción para formarte profesionalmente sin endeudarte y que sepas que nunca es tarde para hacerlo.

Si tenés trabajo, solicitá el pago de la matrícula

Si el estudio que estás por encarar le aporta valor y conocimiento a tu tarea profesional, podés solicitar a tu empleador el pago de la matrícula. Siempre y cuando tengas un empleo relacionado con tu carrera, hablar con tus jefes te dará la posibilidad de formarte profesionalmente sin endeudarte y sumar conocimiento y experiencia a tu trabajo

Investigá todo tipo de ayuda financiera para invertir en tu formación

Rastreá becas del sector público y privado en las que puedas aplicar para formarte profesionalmente sin endeudarte. Si tenés una habilidad en la que te destacás, aprovechá las universidades donde buscan esas destrezas y te ofrezcan una beca parcial o completa para llevar adelante tus estudios.

Rastréa información sobre préstamos estudiantiles

Pedir un préstamo también puede ser una opción posible, si querés o necesitás empezar a estudiar ahora y no contás con el dinero en la mano. Lo que te recomendamos en este caso es que analices las condiciones, intereses y formas de pago del mismo. 

¿Realmente es conveniente? ¿Vas a poder pagarlo? ¿Cuánto vas a necesitar trabajar para cubrir el gasto? Cuando respondas todas esas preguntas, estarás preparado para sacarlo. Si te endeudás, hacelo con conciencia y estando seguro de que vas a poder devolver ese dinero sin que se vuelva un dolor de cabeza el día de mañana.

Estudiar y trabajar al mismo tiempo ¿es posible?

Hacer ambas cosas al mismo tiempo es el equilibrio recomendado, pero no siempre son compatibles. Si el estudio te permite contar con horas para vos, trabajar es una excelente opción para cubrir gastos y además ganar experiencia en tu CV. 

Si tu formación profesional es muy exigente y no te queda tiempo para vos, apuntá a disminuir tus gastos al máximo y ser consciente de tus egresos para no generar deudas que no puedas pagar.

Estudiar es un enorme desafío que te va a traer muchos frutos el día de mañana. El mejor consejo que podemos darte es: analizá, informate, buscá aliados estratégicos. Formarte profesionalmente sin endeudarte es un camino difícil pero no imposible.