Tiempo de Lectura: 2 minutos | Compartir

Desarrollar una visión integral sobre el cuidado de la salud, contempla mantener relaciones saludables. Y efectivamente también la convivencia en pareja.

Como en todo vínculo, el conflicto abordado como algo normal y natural, puede ayudar al crecimiento personal y de la pareja. 

La convivencia en tiempos de pandemia implicó mayor tiempo de interacción con la otra persona, y por lo tanto, requiere una mayor atención a la comunicación para mantener una salud y bienestar general del hogar. 

Visualizar el conflicto es clave para la convivencia

Una de las claves para poder abordarlo positivamente y con una visión de mejora, es primero reconocer las fuentes de conflicto y luego abordar estrategias para resolverlas de forma constructiva. 

Fuentes de conflicto en las relaciones

Las fuentes de conflicto pueden variar según la pareja e incluso pueden cambiar con el tiempo en la misma relación. Las más comunes son:

  • Dinero: gastarlo, ahorrarlo, administrarlo y compartirlo.
  • Niños: si/cuándo tenerlos, cómo criarlos y disciplinarlos.
  • Intimidad: frecuencia, aventuras románticas extramatrimoniales.
  • Ex: celos e intimidación de relaciones pasadas.
  • Suegros: diferencia de opinión, estilo de vida, límites.
  • Quehaceres y tareas del hogar: responsabilidades compartidas, cuidado del hogar compartido.
  • Tiempo que pasan juntos: muy poco tiempo juntos debido al trabajo o compromisos sociales, o demasiado tiempo juntos.
  • Estilos de comunicación: malentendidos de diferentes estilos de comunicación, o daño por comunicación dura.
  • Expectativas poco realistas: expectativas distorsionadas de la otra persona.

La importancia de comunicar asertivamente

Cada quien expresa sus sentimientos y pensamientos de acuerdo a la personalidad y sistema de creencias. Están quienes se comunican de forma conflictiva, otros que tienden a evitar el confrontamiento. En cualquiera de estos extremos, no es posible encontrar espacios para una comunicación que exponga los puntos de vista de cada uno y encontrar así, acuerdos.

Algunos tips de utilidad para la convivencia en pareja

1. Estar dispuesto a hablar del tema

“Discutir” no es algo malo, si se aborda de una manera sana y constructiva. El primer paso en la resolución de conflictos es la voluntad de aceptar que existe un problema y la voluntad de discutir para encontrar una solución.

2. Tomarse un momento para encontrar nuevos puntos de vista

Utilizar las herramientas que a cada uno le funcione mejor para centrarse, tomar un momento de reflexión y volver a abordar la comunicación desde un lugar constructivo que permita exponer lo que uno siente y escuchar al otro. 

3. Focalizar el problema real

Encontrar la causa raíz del conflicto, en lugar de distraerse con problemas superficiales, permite ir directamente a la expresión del sentimiento y la molestia. 

4. escuchar primero

La resolución de conflictos requiere prestar atención al lenguaje no solo verbal sino corporal. Más de la mitad de nuestra comunicación es no verbal, y el lenguaje corporal que muestras durante una “discusión” representa aproximadamente el 55 % del mensaje.

Practicar la escucha activa: Reconocer a su pareja lo que le está intentando expresar y hacer preguntas aclaratorias según sea necesario. Muchos conflictos pueden resolverse simplemente ayudando a la otra persona a sentirse escuchada.

5. Mirar hacia adentro

Mirar hacia adentro en las responsabilidades de las propias acciones y sentimientos, permite encontrar puntos de lo que uno puede hacer al respecto. 

6. hablar de comportamiento, no de carácter

En lugar de criticar y cuestionar la actitud del otro, para la convivencia en pareja es mejor hablar sobre su comportamiento y qué le gustaría a uno que sucediera para que pudiera cambiarse. 

En Orígenes Seguros nos importa mucho cuidar de tu forma de vivir y a los que más amás, como tu pareja. Por eso te ofrecemos un Seguro de Vida que te respalda ante cualquier imprevisto.