Tiempo de Lectura: 2 minutos | Compartir

Seguramente te estés preguntando: ¿es posible enseñarle a los más chicos a gestionar el dinero? La respuesta es sí y en esta nota te contamos por qué. Está comprobado que a partir de los 2 años el cerebro de los niños tiene una enorme versatilidad que les permite incorporar hábitos más fácilmente que cualquier adulto. La educación financiera para chicos es una herramienta clave para que los padres empiecen a implementarla en casa.

Educación para hoy, habilidades para mañana

Enseñarles a los niños el valor del dinero es una habilidad que sin dudas los ayudará a desempeñarse en su vida adulta. Traerá como beneficio más consumidores inteligentes, que puedan comprar de manera audaz, evaluar información y tener conciencia de la relación precio-calidad.

Muchos aún no lo creen, pero la educación financiera para chicos es un camino de ida: las herramientas que incorporen en sus primeros años de vida les permitirán enfrentarse poco a poco al mundo financiero en un futuro.

¿Qué implica incorporar una cultura financiera?

La cultura financiera son las habilidades y conocimientos que nos permiten tomar mejores decisiones sobre el dinero. Es decir, tener conciencia sobre el valor de las cosas, reconocer la importancia del ahorro, comprender la relación costo-beneficio y practicar el consumo inteligente.

Mientras más ciudadanos responsables podamos crear el día de mañana, mucho mejor va a ser el futuro.

3 consejos de cómo implementar la educación financiera para chicos

  • El primero consiste en que los padres puedan darles un monto de dinero semanal, quincenal o mensual al mismo tiempo que los incentiven a ahorrar para gastarlo en algo que sea de su interés. Ahora bien, si los niños eligen gastar todos sus ahorros, sus padres no deben darle más dinero, así toman mayor conciencia del valor de las cosas. 
  • Es importante involucrar a los niños en las decisiones de administración financiera de la familia. Los padres pueden explicar a sus hijos la diferencia entre gastos necesarios y gastos no esenciales. No perder de vista que el secreto para que la educación financiera para chicos sea exitosa es importante educar con el ejemplo.
  • Otro consejo consiste en enseñarles cómo pueden multiplicar su dinero. Si los niños tienen entre 12 o 13 años, los padres pueden ofrecerles libros y películas que traten sobre el tema. Generar una cercanía por parte de los padres en temas de inversión ayudará a que los niños puedan mejorar su capacidad de administración, sean autónomos, responsables con su dinero y empiecen a transitar un camino de autosuficiencia que los ayudará mucho el día de mañana.

La educación financiera para niños es fundamental para que aprendan los conceptos básicos de cómo relacionarse con el dinero, que tengan sus primeros pasos en las finanzas personales y para que experimenten el ahorro y la inversión. Lo que aprenden de chicos les ayudará a tomar mejores decisiones el día de mañana y a mejorar su calidad de vida.