Ser madre después de un cáncer

ser madre despues de un cancer

Cuando una mujer recibe la noticia de que padece un cáncer, la primera pregunta que surge en su mente es: “¿Sobreviviré a él?”. Si, además, aún no ha tenido hijos o no ha completado su deseo genésico, más tarde o más temprano aparece esta otra cuestión: “¿Podré ser madre tras superar el cáncer?”.

La maternidad tras el cáncer es un tema que cada vez preocupa más, no sólo a las pacientes que lo padecen, sino también a los profesionales de la salud.

El cáncer de mama supone aproximadamente un 30% del total de estos tumores y, aunque la media de edad al diagnóstico es de unos 55 años, no debemos olvidar un dato: de cada 100 mujeres diagnosticadas de cáncer de mama, 15 de ellas se encuentran por debajo de los 40 años. Aunque hace años la supervivencia tras un tumor a estas edades era baja, la investigación en terapias oncológicas ha hecho posible que el porcentaje de supervivientes al cáncer haya aumentado de manera extraordinaria.

En ocasiones se emplean en el tratamiento del cáncer fármacos que pueden resultar muy agresivos para los gametos (en este caso, los óvulos), lo cual puede traducirse posteriormente en una dificultad para conseguir un embarazo.

Gracias a una mayor accesibilidad a la información, las pacientes cada vez están más documentadas respecto a la enfermedad que se les diagnostica, y quieren tomar un papel más activo en el manejo de la misma.

Así, la confluencia de estos factores (edad temprana al diagnóstico, aumento de la supervivencia, gonadotoxicidad de los tratamientos, mayor implicación de la paciente y del médico), convierten a la maternidad tras el cáncer en una cuestión que cada vez tratamos más.

El papel de los médicos es fundamental ya que ellos orientarán a la paciente en estos momentos y pueden informarle sobre cómo puede afectar el tratamiento a su fertilidad posterior y cuáles son las formas para intentar preservarla.

Por ello, es fundamental transmitir toda esta información a la paciente no sólo de la forma más clara, sino también de la manera más honesta la posibilidad futura de fertilidad.

Una vez que se consigue el deseado embarazo, son inevitables los miedos sobre la salud propia y la del bebé. Es normal que aumente el temor a una posible recidiva del tumor.

Hay que aprender a convivir con ese temor y seguir avanzando, con el orgullo y el refortalecimiento que nos da el haber superado una situación tan difícil.

Es posible ser madre tras el cáncer. Cada vez más posible. Con la información y la ayuda adecuada, se puede lograr ser madre, mientras tanto hay que disfrutar al máximo de los pequeños momentos. Conocé el seguro de Salud pensado para mujeres con una fortaleza interior capaz de todo >> http://bit.ly/2JFSNl8